Nómada de corazón

 

En este blog solemos hacer entradas sobre los reportajes que realizamos, pero hoy toca una entrada sobre un momento muy especial de nuestras vidas como fotógrafos: nuestra participación en el nómada workshop.

Pasarnos media vida entre España y Perú siempre nos había hecho sentir como nómadas…

pero al leer la descripción del curso sentimos que ese lugar era para nosotros: teníamos que ir!!

NÓMADA ES UNA COMUNIDAD QUE VA DE UN LUGAR A OTRO, NO SE QUEDA EN UN SOLO LUGAR O PERMANECE EN ÉL POR MUCHO TIEMPO.

” Nómada Workshop es una alusión a esa búsqueda constante de conocer, observar y capturar instantes. En un mundo tan grande, basto, único y apantallante, resulta complicado permanecer en un solo lugar.

Dentro de un nómada, se hospeda un corazón inquieto haciendo un constante llamado a la aventura, a emprender la búsqueda de la libertad y a cazar estos momentos y transformarlos en imágenes, que al final del trayecto es el único recuerdo tangible que permanece.

Nómada Workshop, un taller especializado en fotografía de bodas, que busca alimentar a estas almas inquietas. El objetivo es el aprendizaje, el compartir, intercambiar experiencias y crecer, pero sobre todo el fomentar la creación de lazos entre nuestros nómadas y que a través de estas relaciones interculturales, podamos compartir la semilla del conocimiento y sembrarla en cada uno de nuestros viajes alrededor del mundo. “

Desde luego, era mucho más que un taller para fotógrafos de boda, era una experiencia hecha para Triz y Juan.

Conocimos de este proyecto loco gracias a nuestro loco amigo Carlos Schult :

Para completar el grupo que íbamos desde Lima vino la genial Mari Sarria, que se convertiría en nuestra “hija adoptiva” en tierras Quintanaroenses.

todos juntos compartimos peripecias y un hermoso cuarto en el maravilloso Dream Holbox Beach Front Hotel

Aquí con Carlos disfrutando del jacuzzi:

El plantel del evento era convincente de por si, ya que asistirían grandes figuras de la fotografía de bodas de todas partes del mundo

Tanto ponentes como invitados especiales son astros de la fotografía, pero todos los asistentes al workshop fueron verdaderas estrellas. De esas que te ciegan de tanta luz y te calientan de tanto cariño.

De entre todos ellas, hubo una que enseguida entró en órbita con nosotros: Alain Olivo,   que junto a su mujer Ale forman Sacramentos fotografía.

Nunca estaremos suficientemente agradecidos de conocerte y de que congelaras estos momentos para nosotros:

Pues así de felices estuvimos y cual segunda luna de miel lo pasamos… y aunque no tuvimos mucho tiempo para estar “de vacaciones”, ya que las actividades duraban desde las 10.00 am hasta las 10.00 pm… o más!, allí estábamos, pletóricos, hablando sobre fotografía, arte y amor. Tan pronto con una cervecita, como con una michelada, como con tacos o pizza de langosta.

Tan bien la pasamos, que casi no tomamos fotografías durante el curso. Yo (Triz) tenía una misión hiper mega archimportante: apuntar todo en una libretita, la libretita de la sabiduria Nomada! Entre eso y atender a las explicaciones y prácticas no tuvimos mucho tiempo para hacer fotos. Aun así, queremos compartiros algunas…

Alain Olivo embelesado por Dylan Howell durante su shooting

Aquí el grupo en el shooting de James Frost

Y aquí en el de Serafin Castillo

Como veis el paraíso de Holbox más las parejas increíbles que nos acompañaron dieron lugar a hermosos momentos dignos de un reportaje completo. Sentimos un poco de pena por no haber aprovechado más fotográficamente estos momentazos para hacer más fotos, pero nos podía más el respeto por la pareja (que al fin de al cabo estaban mostrándonos todo lo que son para un “ejercicio”) y sobretodo por los ponentes y compañeros (para tener una experiencia cómoda y provechosa).

Así somos, nos gusta molestar lo menos posible y aprender hasta el infinito. Esta fue nuestra manera de aprovechar la fotografía que allí se respiraba.

Además de la recompensa de haber disfrutado de cada clase y cada practica al 100%  tuvimos una grata sorpresa, cuando Martijn Roos decidió adjudicarme (Triz) uno de los premios que se repartirían en el curso. En este caso, fue una fabulosa correa doble de la marca Makistraps, lo que me venía como anillo al dedo!!  Esto paso el primer día, tras la primera práctica y dijo que el motivo era que había estado muy atenta, participativa durante su shooting y en resumidas cuentas, premiando la actitud de estudiante de primera fila que siempre he sido (jajajajajja rata de biblioteca también!)

En fin, si estábamos motivados y contentos este regalito lo multiplicó por mil! Y por supuesto, Martijn Roos se convirtió automáticamente en mi ponente preferido asejasjesjaejasej

La verdad que sería difícil decir de cual de todos ellos aprendimos más, cuál nos fascinó en primer lugar o quién fue el más interesante… todo fluía en una dinámica de amistad y arte de la que nunca querríamos escapar.

Estas tres fotografías son un resumen de nuestro paso por Nomada.

La primera nos representa antes de: en un mundo lleno de naturaleza y basura, permanece en una especie de fuerte el niño que llevamos dentro, al que le falta mucho por ver y teme tanto a lo desconocido como a crecer.

La segunda, somos nosotros en el workshop: con un camino recorrido, una mochila llena y una libreta por completar, la idea Nomada se instala en nuestra mente para ver hasta mas allá del horizonte.

La última habla del PostNomada: la energía, la alegría y el poder de un salto adelante en un camino que está todavía por recorrer.

Estamos muy orgullosos y honrados de haber formado parte del primer grupo de Nómadas.

Gracias infinitas!!

Y como diría el maestro Jacob Loafman

LO SIENTO, TE AMO

 
Juan Antonio Maza